¿Despachos abiertos o cerrados?

despachos abiertos o cerrados

Si te estás planteando llevar a cabo la reforma de la oficina, te toca valorar si, además de una nueva imagen que luzca bien a nivel estético, quieres algo que resulte funcional y facilite la comodidad y el trabajo de todos los que se encuentran en la misma. Una de las decisiones que tendrás que tomar es si apuestas por despachos abiertos o cerrados. Es cierto que las oficinas han ido evolucionando y cada vez se encuentran más equipos horizontales en los que tienden a desaparecer las jerarquías entre superior y subordinado. Esa sensación de igualdad hace que todo el mundo esté más motivado y que la comunicación entre departamentos sea más fácil, lo que influye para bien en el rendimiento de la oficina. De todas maneras, tú tienes la última palabra, así que queremos hablarte de las ventajas y desventajas de los despachos abiertos y cerrados. Analiza todo y da el paso que deseas.

Detalles para saber elegir entre despachos abiertos o cerrados

Ventajas de los despachos abiertos:

  • Comunicación fluida: Ya te hemos anticipado en las primeras líneas que es una de las mayores ventajas de las nuevas oficinas que apuestan por un espacio abierto. Los diferentes equipos trabajan juntos y eso hace que todo se comunique con facilidad. Esto es realmente importante a la hora de aportar nuevas ideas para solucionar algún tipo de problema que surja.
  • Ambiente agradable: Se trabaja mejor cuando se crea una buena atmósfera y lo que está claro es que, cuando empleados y superiores comparten espacio, la relación entre ellos suele ser mucho más igualitaria y útil. Cuando existen menos diferencias, los trabajadores se encuentran más a gusto y motivados. Eso implica un mejor sentido del humor y más ganas de trabajar, lo que repercute directamente en el rendimiento de la oficina.

Desventajas de los despachos abiertos:

  • Ruidos excesivos: El ruido es uno de los factores que más afectan al trabajo diario. Es muy complicado trabajar con demasiados sonidos y a diferentes volúmenes. En los despachos abiertos existe menos aislamiento acústico y eso puede llegar a ser un grave problema. El ruido es algo que genera mucho rechazo.
  • Confusión de funciones: El hecho de que responsables o jefes compartan espacio con empleados puede hacer que cualquiera de ellos se vea con derecho a influir demasiado en el trabajo de los otros. El desempeño de cada uno tiene que estar muy claro. Si se comienza a mezclar, pueden llegar las discusiones y los fallos en el trabajo.

Ventaja de los despachos cerrados:

  • Privacidad e intimidad: No siempre se da el contexto para trabajar junto al resto de compañeros. En ocasiones, se necesita algo para ti donde mantener conversaciones con clientes o tomar determinadas decisiones. Además, todo el mundo necesita algunos minutos de descanso y en este tipo de despachos se puede disfrutar de los mismos sin ningún tipo de molestia.
  • Confianza para el cliente: Es cierto que las nuevas oficinas suelen gozar de salas de reuniones totalmente equipadas, pero un cliente aprecia poder mantener una reunión en el espacio personal de un directivo o responsable. Actuar así puede hacer crecer su confianza en ti y reforzará tu marca.

Desventajas de los despachos cerrados:

  • Demasiada superioridad: El estar apartado del resto de la oficina puede hacer que los empleados vean a sus responsables o directivos como personas inaccesibles y eso es algo que no suele generar buenos comentarios y una buena atmósfera laboral.
  • Falta de datos: Es clave tener empatía con los compañeros y ponerse en su lugar cuando lo necesitan. Con los despachos cerrados es mucho más difícil hacerlo. Además, tener un espacio más aislado puede hacer que no se logre tener todo el conocimiento de lo que sucede en diferentes departamentos de la empresa.

¿Despachos abiertos o cerrados? Esa es la gran pregunta que hay que resolver para crear un proyecto interiorista para una oficina que dé el máximo rendimiento. La evolución es la de compartir espacio, pero para obtener los mejores resultados también tiene que disponer de rincones en los que haya privacidad. No hay una respuesta clara y contundente para saber si se debe apostar por despachos abiertos o cerrados, ya que depende mucho de cada caso. Si necesitas asesoramiento, en CM-Ibérica analizamos tu caso.

Ir arriba
Ir al contenido